HITMAN
TuWeb
Mi currículum sin experiencia
LEJOS DE ELLA
COMETAS EN EL CIELO
HITMAN
EL SOSPECHOSO
Mis aficiones nuevo
LAS HERMANAS BOLENA
JUMPER
 
HITMAN


Foto
Dirección: Xavier Gens.
Países: USA y Francia.
Año: 2007.
Duración: 100 min.
Género: Acción, thriller.
Interpretación: Timothy Olyphant (Agente 47), Dougray Scott (Mike Whittier), Olga Kurylenko (Nika), Robert Knepper (Yuri Marklov), Ulrich Thomsen (Belicoff), Michael Offei (Jenkins), Henry Ian Cusik (Udre Belicoff).
Guión: Skip Woods; basado en el videojuego.
Producción: Pierre-Ange Le Pogam, Charles Gordon y Adrian Askarieh.
Música: Geoff Zanelli.
Fotografía: Laurent Barès.
Montaje: Carlo Rizzo y Antoine Vareille.
Diseño de producción: Jacques Bufnoir.
Vestuario: Olivier Beriot.
Estreno en USA: 21 Noviembre 2007.
Estreno en España: 30 Noviembre 2007.

--------------------------------------------------------------------------------

SINOPSIS

El Agente 47 es un asesino de élite creado mediante ingeniería genética. Sus rasgos distintivos son una elegancia letal, una precisión a toda prueba y un decidido orgullo en su trabajo. Pero ni siquiera el Agente 47 pudo prever la presencia de una “ecuación aleatoria” en su vida de exactitud: los inesperados indicios de una conciencia y las desconocidas emociones provocadas en él por una misteriosa mujer rusa.


CÓMO SE HIZO "HITMAN"
Notas de producción © 2007 Hispano Foxfilm

HITMAN es el segundo largometraje del director Xavier Gens, quien empapa la película con un aspecto reminiscente de una novela gráfica rica en iconografía religiosa. El enfoque que Gens adopta ante el material es, como su protagonista, estilizado y frío. Los productores son Pierre-Ange Le Pogam, Charles Gordon y Adrian Askarieh. El guión fue escrito por Skip Woods (Operación Swordfish). El equipo que actúa entre bastidores en HITMAN incluye al fotógrafo de Frontier(s) Laurent Barès y al diseñador de producción candidato al Oscar®, Jacques Bufnoir (Indochina). HITMAN fue rodada durante doce semanas en exteriores de Sofía y en los Estudios Cinematográficos Boyana, en Bulgaria, con una segunda unidad que hacía lo propio en Sudáfrica, Estambul, San Petersburgo y Londres. HITMAN comenzó su odisea desde la consola de juegos hasta la gran pantalla cuando los productores Charles Gordon y Adrian Askarieh, junto con el coproductor Daniel Alter, se presentaron en Twentieth Century Fox con la propiedad de los derechos. EuropaCorp, entre cuyos socios se incluyen el realizador Luc Besson (cuyo historial como director cuenta con clásicos del cine de acción como “El Profesional” y “Nikita.”) y el productor Pierre-Ange Le Pogam, se incorporaron al proyecto posteriormente. En aquel momento, EuropaCorp se hallaba en tareas de postproducción de Frontier(s), original del joven director francés Xavier Gens. Besson y Le Pogam quedaron tan impresionados por el debut de Gens en los largometrajes que sugirieron a los ejecutivos de la Fox que echasen un vistazo a algunas escenas de la película. “Al final de la proyección”, recuerda Le Pogam, “los ejecutivos de la Fox dijeron: ‘¡Hecho! ¡No se hable más! ¡Él es el director!’”. Además del trabajo de Gens en Frontier(s), cuyo estreno en América del Norte tuvo lugar en el Festival Internacional de Cine de Toronto, en 2007, los productores y el estudio quedaron impresionados por la amplia experiencia de Gens en otras muchas habilidades de producción – de meritorio-coordinador a primer director ayudante – en varias películas de acción de gran formato. Además, Gens tiene un entusiasmo genuino y contagioso por las películas y la realización.





“A Xavier le apasionan por completo las películas”, afirma Le Pogam. “Está enamorado de todos los elementos tangibles de la realización y obsesionado con sacar el mejor partido a los actores. Está interesado en la evolución de un personaje de principio a fin. Como otras personas de gran talento, él también tiene un don para atraer a un equipo de personas igualmente creativas en cada departamento para que trabajen con él”.

Timothy Olyphant otorga a Gens el crédito de haberle convencido para desempeñar el papel que da título a HITMAN. “Xavier es un verdadero cinéfilo”, asegura el actor. “Sentarme y hablar con él acerca de sus ideas y de qué clase de película pensaba él que podría ser ésta me resultó mucho más directo. Logró que me emocionara mucho con el proyecto”.

Además de su pasión por las películas, Gens es un ávido video-jugador y se alegró inmensamente cuando le pidieron que dirigiera una película basada en uno de sus juegos favoritos: HITMAN, de Eidos Interactive. Como entusiasta del juego, Gens quería mantenerse fiel al singular estilo y espíritu de éste. Como realizador, estaba decidido a evitar los escollos de las adaptaciones de videojuegos al cine. “Queríamos que la película HITMAN narrase una historia original y excitante”, afirma Gens, “sin limitarnos simplemente a convertir el juego en una película. Nuestro objetivo era hacer algo ‘real’ sacado de un universo imaginario, respetando a la vez todos los aspectos icónicos del juego, que cuenta con muchos aficionados incondicionales”.

A tal fin, Gens y el guionista Skip Woods conservaron gran parte de la mitología y las imágenes del juego, incluidas las sofisticadas armas del Agente 47, las opciones de sastrería y la flor de lis que constituye su sello característico. “Skip creó un gran guión partiendo del material original”, afirma Le Pogam. “Es un enfoque totalmente distinto pero mantiene toda la belleza y los elementos básicos del videojuego y su personaje principal: traje negro, camisa blanca, corbata negra, la calvicie y el código de barras. La ambigüedad psicológica y el misterio de Hitman permanecen: de dónde viene, qué clase de educación recibió para desarrollar sus impresionantes habilidades.

“El Agente 47 es un asesino que no disfruta nada matando”, prosigue Le Pogam. “Es un profesional que se limita a realizar su trabajo. Y por esto resulta tan enigmático. Siempre estamos planteándonos por qué hace lo que hace”.

Armado con el guión de Woods, un experto equipo de producción y un reparto de estrellas internacionales, Gens sacó su inspiración de otras películas muy alejadas del género de los juegos de ordenador. “Lo que me atrajo hacia HITMAN fue la originalidad de los distintos personajes y del ambiente – el universo gráfico en el que está ambientada la película”, afirma. “Pensé que podría hacer algo verdaderamente oscuro, una combinación de película de intriga y de acción”.

Al crear el personaje que da título a la película, Gens y Woods se fijaron en los absorbentes solitarios que se asocian más con los westerns, o en los espías solitarios de las películas de intriga de la época de la guerra fría. “Yo quería que 47 fuera una especie de héroe solitario”, dice Gans. “Tiene una profunda soledad y una cualidad casi mítica”.

Cada incondicional de la franquicia de videojuegos HITMAN tenía, sin duda, un actor en mente que se calzara los bien lustrados zapatos del Agente 47. Pero después de haber visto la actuación de Timothy Olyphant en La Jungla 4.0, los realizadores supieron que habían encontrado a su hombre.

“Cuando conocí a Tim, fue toda una revelación”, asegura Gens. “Tiene algo interesante en su interior – es un tipo verdaderamente agradable, muy tranquilo, pero también tiene una cualidad ‘tenebrosa’. Pensé que sería verdaderamente capaz de sacar a la luz la búsqueda de 47 en pos de su propia humanidad.

“El actor que interpretase a 47 tenía que poseer fortaleza física, intensidad, gracia y elegancia”, prosigue Gens. “En el primer día de rodaje, cuando Tim llegó al plató, él era exactamente el personaje con el que todos habían estado soñando”.

Antes de hacerse cargo del papel, Olyphant pasó seis semanas en un gimnasio con un entrenador personal, cuya actitud describe el actor de la siguiente forma: “Que Tim venga al gimnasio durante una hora y media, y vemos si somos incapaces de hacer que vomite”. Olyphant también practicó con armas automáticas en un campo de tiro. El toque final de la transformación de Olyphant en el Agente 47 fue el afeitado de su cabeza para reflejar la icónica calva del personaje. (Olyphant puso el límite a su asunción permanente del papel: el tatuaje del código de barras de 47 era aplicado mediante calcomanía antes del rodaje de cada día).

Olyphant aceptó de buen grado quedarse completamente calvo para interpretar el papel: “Lo diré con franqueza”, asegura. “Pensé que los trajes eran de lo más pero el corte de pelo… no tanto. El día en que me afeitaron la cabeza, mi primer pensamiento fue, Si pudiera hacer este trabajo conservando el pelo… Pero uno se olvida después de poco tiempo porque el cráneo rapado y el tatuaje en la parte posterior de la cabeza tienen algo que resulta realmente llamativo”.

“Hay algo muy violento y de mucha sangre fría en 47 pero, en el fondo, es un tipo que está cumpliendo con su trabajo, día tras día”, prosigue Olyphant. “Parece llevar una existencia más bien solitaria y está emocionalmente distante de su trabajo – imagino que uno tendría que mantenerse distante para realizar ese trabajo. Pero eso se puede predicar de cualquiera que ocupe un puesto muy elevado y que trabaje solo. Esas personas tratan de mantener todo tan sencillo, carente de emoción y organizado como sea posible, porque eso les permite mantener la mente clara y ser capaces de realizar su labor”.

La vida archiordenada del Agente 47 y su clara mente se ven inesperadamente complicadas cuando conoce a Nika, una prostituta rusa que agita la conciencia del Agente 47 y le hace comenzar a poner en duda la naturaleza de su tipo de trabajo. La actriz Olga Kurylenko afirma que el papel ayuda a elevar a HITMAN por encima de la habitual dieta de una película de acción. “Me gusta la emoción y la película la proporciona junto con una acción de primera”, dice. “Cuando llegué al plató y vi cómo Xavier estaba dirigiéndola, fue entonces cuando comprendí que era, sin duda, algo muy alejado de todas las otras películas basadas en un videojuego. Espero que el público llegue a sentir afecto por los personajes”.

“Nika es un catalizador en la lucha interna del 47”, afirma Le Pogam. “Está en medio de todo un torbellino político, envuelto en conflictos externos y tratando con unas personas a las que necesita matar, y con otras que quieren matarle a él. En medio de todo eso, aparece Nika. Es bella, dura y encantadora – y se preocupa por él. Pero él no está en absoluto acostumbrado a eso. Nadie le dijo que las personas pudieran mantener relaciones naturales y eso le vuelve la vida del revés”.

La implacable persecución a cargo del agente de Interpol Mike Whittier, que lleva años siguiendo la pista del asesino, complica aún más la misión del 47. Como el 47, Mike es un personaje de múltiples facetas que Dougray Scott, el actor que le da vida, opina que ayuda a añadir otra dimensión a la película. “Siempre redunda a favor de cualquier película de acción disponer de personajes polifacéticos”, asegura Scott. “Ayuda a la película porque crea una sensación de credibilidad acerca del mundo en que los personajes se mueven. Cualquier cosa que contribuya al realismo dentro de los confines del género es bueno. Resulta muy fácil arrellanarse y decir que, como es una película de acción, todo gira en torno a la acción. Pero no lo es. Xavier lo comprende y lo mismo hacen todos los actores”.

“Dougray es un actor verdaderamente intenso, tiene algo muy dentro de sí”, dice Gens. “Cuando le conocí, hablé con él acerca del personaje de Mike en lo referente a su familia. Mike es un verdadero hombre de familia pero también está obsesionado con atrapara al Agente 47. La caza del 47 es como una enfermedad para él porque se trata de una búsqueda en pos del diablo que se oculta dentro de sí mismo. Dougray descubrió formas interesantes de añadir matices a su personaje”.

Junto a Olyphant, Scott y Kurylenko el reparto cuenta con Robert Knepper, más conocido por su papel del infame Theodore Bagwell en la exitosa serie de FOX “Prison Break”. Knepper también apreció los tonos del personaje. “Sobre el papel, algunos de los personajes, incluido el mío, hacen cosas horribles”, precisa el actor, que interpreta el papel de un taimado agente ruso en HITMAN. “O uno es Hitman y asesina a gente, o es quien persigue a Hitman, alguien igualmente corrupto y que también asesina a gente. Y entonces descubres la humanidad de estos personajes y te das cuenta de que ninguno es completamente bueno ni del todo malo”.

Sofía, la capital de Bulgaria, también desempeña un “papel” clave, haciendo las veces de los exteriores rusos del relato. “Decidimos rodar en Bulgaria porque disponíamos de numerosos platós en el estudio, así como de exteriores con los que crear un mundo rico e imaginativo”, explica Gens. “El relato se desarrolla principalmente en San Petersburgo y sus alrededores, pero nosotros queríamos algo que transmitiera más la sensación de una película de espías soviéticos de los años cincuenta o sesenta – algo frío y oscuro”. Para añadir riqueza y textura, los productores enviaron una segunda unidad bajo la dirección de Olivier Megaton a rodar una gran escena de acción en Sudáfrica.

“Queríamos crear una película tensa y tenebrosa que estuviera bellamente rodada, con personajes bien delineados y con un aspecto y una sensación singularmente gráficos”, dice Le Pogam. “Sofía tiene precioso exteriores, que incluyen una catedral, tribunales de justicia, universidades y una estación de ferrocarril. Colocamos a estos modernísimos personajes en contraste con arquitectura de diferentes siglos para dotar a la película del lado tenebroso que andábamos buscando”.

A medida que va dando los últimos toques a HITMAN, Gens reflexiona sobre sus esperanzas para la película. “Quiero que los jugadores se queden contentos pero también deseo que los espectadores experimenten la película como una especie de western moderno, algo gótico pero con su pizca de poesía. Hay mucha emoción y hay alguna acción verdaderamente dura. El Agente 47 es un hombre violento, pero también es un hombre que anda en busca de su conciencia. Para él se trata de una historia de redención – una ocasión de encontrar su propia humanidad y emprender una nueva vida. Naturalmente, si el 47 lo logra o no es un elemento clave del relato”.

CRÍTICA por José Arce

A estas alturas, hacer una introducción a este comentario con una referencia a la ya indisoluble relación entre cine y videojuegos sería, por lo evidente, casi absurda. Las cosas están como están, y echando un vistazo a la cartera de futuras propuestas de las distribuidoras, grandes o pequeñas, se nos presenta un panorama repleto de traslaciones de personajes de las consolas a la gran pantalla. El último en llegar es el Agente 47 creado por los chicos de IO Interactive; en este caso, lo más interesante del proyecto se quedó en la rumorología creada en torno a su adaptación cinematográfica cuando aún era sólo una idea. Por aquel entonces, Vin Diesel iba a encarnar al exterminador protagonista, lo que probablemente habría incidido directamente en una producción más cuidada y relevante en todos los sentidos, aunque el resultado final hubiese sido posiblemente igual de pobre.





Timothy Olyphant interpreta al personaje central de esta historia, un implacable asesino a sueldo creado para matar, simple y llanamente. El hecho de que no tenga nombre —sólo un número—, y luzca en la nuca un tatuaje con un código de barras, es suficientemente significativo de su talante emocional, prácticamente inexistente. Cuando la organización que le ha creado le convierte en un objetivo, no le queda más remedio que enfrentarse a sus antiguos hermanos para sobrevivir. En su camino se cruza una hermosa prostituta (Olga Kurylenko), convertida forzosamente en su única compañera en esta aventura definitivamente sosa, tanto como su protagonista, un Olyphant aburrido que no consigue transmitir el más mínimo carisma en su actuación. La dirección de Xavier Gens no engancha al espectador más allá del prólogo inicial, rodado con más brío y estilo que el resto del metraje. La presentación de personajes y situaciones es propia de un film directo a las estanterías de los videoclubes, y los acontecimientos se suceden sin llegar a despertar el interés de la platea salvo en momentos concretos, en los que la figura principal emerge sobre su entorno con cierto estilo y empaque.




Curiosamente, el realizador trata de mantener nuestra atención exagerando los pocos momentos de violencia, un despliegue de hemoglobina al más puro estilo de los tiroteos de Verhoeven y que llegan a resultar incluso pretenciosos en un contexto tan pobre. Las coreografías grupales participan del despropósito general, abriendo incluso incógnitas no resueltas —¿por qué los agentes se cuadran en el metro para luego atacar sólo a 47?—; las peleas cuerpo a cuerpo parecen mejor resueltas, aunque la insulsez no consigue dejar de ser la tónica dominante. A todo ello hay que unir la floja dirección de actores, que interpretativamente no arranca prácticamente nada de un pastoso y revolucionado Dougray Scott ni de un pretendidamente prepotente Robert Knepper. Predecible y autosatisfecha, la narración avanza a trompicones a lo largo de varios países sin que nada permanezca más de unos segundos en nuestra memoria, para derivar en un clímax insuficiente y en un final infantil y retórico que nos hace temer la perpetuación del alopécico verdugo en una saga que ya ha tocado techo en su primer capítulo. De todas formas, viendo el cartel elegido para su distribución y su claim principal —«clonado para matar»—, el resultado no ha de sorprender a nadie.

ENLACES

Ficha en IMDb
Web oficial (España): www.hitmanlapelicula.es
Web oficial (USA): www.hitmanmovie.com
Anterior película del director: "Frontière(s)"
Otras películas del reparto: Timothy Olyphant ("Stop loss", "La jungla 4.0", "Las vueltas de la vida", "La vecina de al lado", "Diablo", "El cazador de sueños", "Rock star", "La seguridad de los objetos", "El club de los corazones rotos"), Dougray Scott ("Dark water [La huella]", "Cosas que hacer antes de los 30", "Matar a un rey", "El juego de Ripley", "Misión: Imposible 2"), Olga Kurylenko ("Paris, je t'aime"), Robert Knepper ("Buenas noches, y buena suerte", "Hostage")